La e-bola española

Dice el diccionario de la RAE, en su séptima acepción, que “bola” significa “mentira, rumor falso o infundio, generalmente con fines políticos o de otro género”.

Ya estamos acostumbrados a que nuestros políticos nos mientan y nos llenen de infundios todos los días, pero lo que estamos oyendo desde ayer con la enfermera contagiada por el virus del ébola es una e-bola española. Es decir, una bola de la era digital, del siglo XXI español. Si no habéis tenido tiempo de profundizar en el tema, os lo resumo: España está más que preparada para tratar estos casos, la OMS y Bruselas son unos tocapelotas inoportunos, los profesionales sanitarios que advirtieron de que no estábamos preparados para atender a estos pacientes son unos indocumentados, y la ministra de Sanidad y sus secuaces, sin embargo, los más listos del mundo.

Sólo puedo decir que da vergüenza escuchar lo que estamos escuchando, y que se preparen los profesionales del hospital Carlos III, porque tienen todas las papeletas de cargar con la culpa de lo que políticos ignorantes, chulescos y oportunistas han ocasionado…

 

 

Anuncios

¿A qué te dedicas?

Ahora que ya ha llegado el verano es frecuente en círculos habituales (véase colegios, gimnasios, trabajos, etcétera) preguntar por los planes estivales y despedirse hasta “la vuelta”. Aunque ya no se habla de la crisis y ya se asume que cada uno se ajusta el cinturón en la medida de sus posibilidades, esta mañana he asistido a un hecho que me ha recordado, una vez más, la situación de este país. Para poneros en contexto, cada cual que se sitúe en su gimnasio, panadería, biblioteca, o lugar que frecuente durante el año…

PREGUNTA a persona que ves habitualmente: ¿Cuándo te vas de vacaciones? RESPUESTA: Me voy el domingo, pero a trabajar a Bélgica, porque aquí no he encontrado nada. PREGUNTA obligada: ¿A qué te dedicas?. RESPUESTA acelerada: A nada. (Ante mi cara de sorpresa, rectifica su respuesta: Bueno, soy psicóloga, siempre he trabajado con niños, pero llevo tanto tiempo sin hacer nada…).

Todavía tengo los pelos de punta al pensar lo que ha llevado a esta chica, psicóloga, trabajadora, preparada, a responder sin pensar que no se dedica a nada. Y es que, en contra de lo que nuestros políticos nos quieren hacer ver, en este país no hay trabajo y la gente lleva tanto tiempo sin dedicarse a lo suyo, haciendo “chapuzas” y tapando agujeros, que cuando le hacen una pregunta aparentemente sencilla como “¿A qué te dedicas?”, sólo aciertan a responder: “A NADA”.