Os suena, ¿no?

imageLas 10 de la mañana y el mercado de La Cebada casi vacío. Los comerciantes que quedan en el mercado están preparados, un par de turistas curiosean y algún curioso turistea… Es esta una más de las estampas que nos han dejado la crisis y la especulación. Derruidas las instalaciones colindantes y estancado el proyecto de reedificación (que era en sí bastante cuestionable), los vecinos luchan por lo que es suyo. Lo que fue piscina, ahora zona de ocio alternativa; lo que fue mercado central, ahora mercado tradicional y sala de exposiciones de artesanos y artistas varios. Pero no es este fenómeno exclusivo del mercado o del barrio de La Latina. Os reto a que cada uno de vosotros os fijéis en vuestro barrio en aquello que fue y que ya no es. Aquel cine, aquel mercado, aquella sala de exposiciones… Os suena, ¿no?

Anuncios

¿A qué te dedicas?

Ahora que ya ha llegado el verano es frecuente en círculos habituales (véase colegios, gimnasios, trabajos, etcétera) preguntar por los planes estivales y despedirse hasta “la vuelta”. Aunque ya no se habla de la crisis y ya se asume que cada uno se ajusta el cinturón en la medida de sus posibilidades, esta mañana he asistido a un hecho que me ha recordado, una vez más, la situación de este país. Para poneros en contexto, cada cual que se sitúe en su gimnasio, panadería, biblioteca, o lugar que frecuente durante el año…

PREGUNTA a persona que ves habitualmente: ¿Cuándo te vas de vacaciones? RESPUESTA: Me voy el domingo, pero a trabajar a Bélgica, porque aquí no he encontrado nada. PREGUNTA obligada: ¿A qué te dedicas?. RESPUESTA acelerada: A nada. (Ante mi cara de sorpresa, rectifica su respuesta: Bueno, soy psicóloga, siempre he trabajado con niños, pero llevo tanto tiempo sin hacer nada…).

Todavía tengo los pelos de punta al pensar lo que ha llevado a esta chica, psicóloga, trabajadora, preparada, a responder sin pensar que no se dedica a nada. Y es que, en contra de lo que nuestros políticos nos quieren hacer ver, en este país no hay trabajo y la gente lleva tanto tiempo sin dedicarse a lo suyo, haciendo “chapuzas” y tapando agujeros, que cuando le hacen una pregunta aparentemente sencilla como “¿A qué te dedicas?”, sólo aciertan a responder: “A NADA”.